Bikaner y Mandawa

Servan, nuestro atento asistente de viaje, nos lleva por el desierto de Taar rumbo a Mandawa. Hemos descansado en un hotel maravilloso en Bikaner, parecía un castillo de películas, ubidado junto a un lago donde había cientos de animales gozando de la sombra y el agua en medio de un calor aturdidor. Es primavera en Rajastan, India, se celebró su llegada anticipadamente con la festividad Holi, donde todos se lanzan alegres y esperanzados pinturas de colores en las calles de las ciudades. Este rito representa el triunfo de la vida, cuando Prahlad hijo de un Dios malvado fue condenado a morir en el fuego por seguir adorando al dios Vishnu. Sin embargo, por accion divina  no muere el sino su malvada tía Holika.
El hotel, hecho de piedra roja igual que el fuerte de la ciudad fue hasta hace unos cuantos años un palacio real destinado al solaz en los dias de calor, con jardines, piletas, plazas y piezas exquisitamente decoradas y confortables. El fuerte de esta ciudad esta muy bien mantenido y tiene maravillosas pinturas en miniatura en sus paredes, muchas de las cuales son de oro. Este hotel parque que dejamos cpn nostalgia es la antítesis de la noche anterior que la recibimos en un campamento en las dunas de Saam. Carpa, cama de campaña, ventilador ruidoso pero espantador de mosquitos, atardecer junto a un guía llamado Alí que nos pidió un lápiz y shampoo de regalo (si vienen traigan lápices, la gente especialmente los niños los agradecen) y Babluú nuestro camello transporte.

Por la tarde hemos llegado a Mandawa. Una ciudad pequeña, comparada con Jaisalmer o Jodphur. Su atractivo son las Havelis, casas pintadas abundantemente con frescos. Estas son mas modernas, datan de fines de 1800 hasta las primeras décadas de 1900 e incorporan imágenes de sus dueños, generalmente hombres de negocios que se enriquecían con la ruta de la seda, sobre trenes, elefantes y hasta aviones y por supuesto imágenes de deidades hinduistas. El hotel, nuevamente y confirmando la regla, un palacio y accesible por 100 dólares la noche. Insisto, comer y dormir en India en general es bien barato para nosotros. Castle Mandawa es un maravilloso palacio con una piscina fantástica y generosos prados. El edificio colindante con la piscina es una muestra de la tradición arquitectonica Mongol, que dejó profundas huellas en esta zona que gobernaron durante casi 300 años. Un palacio perfectamente simétrico, con fastuosas cúpulas y terrazas en el techo, de grandes muros capaces de contener las sofocantes tardes de la época estival Rajistaní cuyas temperaturas superan los 40 grados.     
 

Anuncios

~ por fuentesilva en marzo 13, 2010.

4 comentarios to “Bikaner y Mandawa”

  1. Hola qué tal? estuve viendo tu blog y tengo una propuesta para hacerte: 1, 2 , 3 , 4 euros (Sin importar la cantidad de visitas que tengas) por colocar un pliego de publicidad.
    Es compatible con anuncios google y no es nada erótico ni pornografía.
    Si te interesa comunicate!

  2. Vuelves a la radio EL CONQUISTADOR ?

  3. Eduardo. Tanto tiempo. Que bueno saber de ti y tu viaje a la india. Se te extraña en la radio. Cuidate. Besos. Myriam. Iquique

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: