Johdpur, India

Los dias pasan volando en India. Antes de ayer estábamos en Rohet visitando tribus ecológicas y ayer pudimos conocer Jodhpur, la ciudad azul. Se le conoce con este nombre debido al color con el que están pintadas muchas de sus casas. En el principio se reataba del color distintivo de la casta Brahman, pero con el correr de los años se hizo una costumbre. Impresiona ver este asentamiento de mas de 500 años desde lo alto. El color azul pareciera brillar en medio del desierto de Taar, delante de los mas de 10 kilometros de muros que solían resguardar a la localidad en épocas pasadas. La ciudad, además, esta dominada por un imponente fuerte llamado Mehrangarth, construido en 1459 por el Rajputa Rao Jhoda, líder del clan Rathore. Cientos de batallas están guardadas en los secretos de sus muros. Estos, a pesar del dolor de ver tanta sangre derramada, mantienen su dignidad y estoica presencia. Simplemente sobrecoge ver una obra como esta, o como otras de esta zona, con tanto vivido, con tanta historia depositada en cada roca que la compone. El fuerte, hoy convertido en un fabuloso museo, contiene en su interior los palacios (majal en idioma local) Muti (perla), Phool (flor) y Umaid Bawan. La colección del museo, que contiene valiosas audioguias, no solo muestra los salones y dependencias reales, también muestra las armas de la época, vestidos, monturas para elefantes, decoración en oro y plata, pinturas en miniatura que parecieran recién hechas y arte Marwal en general. Marwal, nombre que recibe la zona también, significa Valle de la Muerte debido a su árida y desolada condición desértica.
Acá también se puede visitar otro hermoso Majal, Jaswant Tada hecho íntegramente de marmol en 1899. En el se usó mármol transparente para que su interior pudiese generar claridad.

A los pies del fuerte se puede conocer un típico Bazaar o mercado local. Estrechas calles, sin veredas, mal olientes algunas, otras impregnadas de exquisitos aromas de comida, especies e inciensos están plagadas de locales donde venden, literalmente de todo. Nuestro guía nos lleva por estas calles, seguras, donde nadie atosiga, donde nadie molesta. Te miran raro a veces, lógico, es uno el que desentona por mas que este vestido similar a algunos de ellos (lino blanco en pantalones y camisa) pero jamás ofenden, mendigan o roban. He andado mas cómodo y tranquilo acá en India con una cámara fotográfica a cuestas que en mi propia ciudad.
El hotel en Jodhpur es otra maravilla. Se trata de un gran parque perteneciente a un palacio del actual Majraya. En lo que antiguamente fueron bodegas y caballerizas, hoy hay habitaciones comidas y tranquilas que reciben a los turistas. En el parque inquietas ardillas comparten con los venerados Pavis Reales y unís monos que se mantienen siempre a prudente distancia. El hotel cuenta con bicicletas de paseo para recorrer sus instalaciones, incluyendo una extraordinaria piscina y spa. Lo mejor de todo es que al cambio de moneda, es realmente una ganga alijar aca. Del palacio no les cuento, precioso, elegante, fino. Con una terraza que da a un lago artificial, que recoge aguas del Monzón (hace tres anos que no llueve acá) y que esta cubierto con tres almenas preciosas. Cenar al aire libre mirando las estellas y dejandose llevar por la deliciosa comida Rajistaní es una experiencia que vale la pena, no, vale el esfuerzo vivir

Anuncios

~ por fuentesilva en marzo 12, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: