India, Rohet

El hotel es precioso. En medio de un pueblo no muy conocido, sin grandes lugares para turistas esta esta casa de tradición. Es lo que acá llaman un Heritage Hotel, es decir, construcciones históricas arregladas ahora para recibir huéspedes. Igual que el de Udaipur.
Preciosos y perfumados jardines, con mesas y sillas dispuestas para disfrutar del te, rodeadas de arboles son el eje centralde este lugar. La habitación nuestra es gigante, mas grande que muchos departamentos de Santiago. El piso es de mármol, la cama elevada y con telas por sus costados. Tiene una sala contigua como escritorio, baño aparte, sala de living (desde donde escribo ahora tumbado en una poltrona roja con maderas talladas). Pilares arabescos y arcos con flores pintadas son parte de esta habitación que parece un salón real. Increíble por el valor lo que te ofrecen. Todo este hotel, que en su momento hospedó a la mismísima Madonna, es así. La piscina es alucinante, dan ganas de quedarse a vivir acá, escuchando el sonido de los pavos reales, los cuervos y otras aves que desconozco.

En la tarde de ayer fuimos a una especie de Safari. El entorno es silimar a la sabana africana por lo que el termino Safari aplica bien. Caribues, ciervos, antílopes, especialmente el de lomo negro y otros animales corren libres por acá. Los cuidan y protegen las tribus locales. Se dice que son las primeras sociedades con vocación ecológica. Llevan cientos de años, mas de 500, cuidando el medioambiente. Ellos se llaman Bishnois son vegetarianos, viven en familias trabajando la tierra. Sus casas son rucas de adobe, como iglúes y su pater familia solo usa turbante blanco. Sorprende otra vez India. En medio de nada estas personas son inmensamente felices, se les nota en la mirada, se siente en el ambiente. Luego pudimos conocer a otra casta, los Paliwals y los Meghwals (brahamanes). También ecologistas vegetarianos Hinduistas, éstos viven en mini pueblos. Sus casas de adobe se asemejan mas al concepto de casa que de choza y están todas pintadas de azul, por dentro y por fuera. Nos muestran su ritual del opio ynosofrecen probar una suerte de jugo que obtienen de dicho rito. Andree me dice que no tiene un sabor particularmente agradable o malo, casi es insípido. Lo que si pruebo y con gusto son unos cigarros naturales, agradables y relajantes. Es una hoja seca envolviendo un tabaco molido, huele como marihuana, pero no hace reír. Esta casta usa turbantes de cualquier color, aunque lo que abunda es el rojo. A diferencia de los Bishnois, los Brahamanes tienen electricidad y pozos de agua. Son mas, entre comillas, civilizados en cuanto a comodidades. Sus niños juegan en las calles sin molestar a nadie, salvo uno que sale desde una casa y se acerca a pedir: “a pen”. Si, un lápiz. Afortunadamente una mujer de la misma India, pero tan turista como nosotros, traía uno. El niño feliz agradeció y se fue feliz tras hacer la señal namaskar y decir gracias en ingles.Rohet Garh

Anuncios

~ por fuentesilva en marzo 10, 2010.

Una respuesta to “India, Rohet”

  1. Me gustas como escribes. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: