Udaipur, calles y comida

Ya saliendo del hotel lo primero que note es un olor a agua estancada que pensé que no me dejaría en paz. Pero rápidamente pasó. No se si se fue o lo solté de mi mente, pero ya no estuvo mas. Avanzamos, yo con algo de temor, Andrée, que ya lleva dos semanas y ha debido enfrentar hasta un acoso que pudo pasar a mayores avanza con calma. Las calles son seguras, nos advierten en el hotel, me tranquiliza ver a dos turistas muy gringos regresar sonrientes del camino. Si ellos pudieron yo también pienso en mi interior. Caminamos y de inmediato comienzo a maravillarme con sus negocios. Pequeños almacenes venden botellas de agua y bebidas, shampoo en sachets, snacks y demases. Otro fríen comidas y dulces típicos, en otros imperturbables ciudadanos muelen especies inundando el ambiente de un olor muy intenso pero agradable. Galerías de arte ofrecen maravillosas pinturas, entramos en una de ellas y el dependiente, un muchacho joven y de look Boliwoodense nos explica la técnica de algunas obras. Luego nos ofrece ir hasta el segundo pido de su negocio para mostrarnos mas del portafolio que vende. Al subir lo primero que vemos es un cuadro precioso, grande, 1.90 x 1.45, hecho delicadamente sobre algodón, muestra a una princesa y su corte femenina en medio de una celebración. Llevan instrumentos y atuendos de fiesta, los colores y los detalles nos dejan impresionados. No es brillante como en general es la pintura India, es opaco, parece tener cientos de años aunque no cuenta mas de 6. Nos dice el vendedor que lo pintó su gurú, un sujeto cuyo nombre es impronunciable de buenas a primeras. Maravilloso, caro, no caro para Chile, alla por lo mismo te dejan un ojo colgando, pero mas caro que el promedio que habíamos cotizado previamente. La tienda es alucinante, llena de detalles que nuestro anfutrion no escatima en contar. Hasta nos ofrece clases de cocina, por si nos interesa. Nos vamos, pero sabemis que es muu posible que regresenis pronto.  En otro lugar encontramos una pequeña pero interesante joyería de plata. Su dependiente, otro joven Boliwoodense tiene el dedo gordo de la mano izquierda repetido. Si, tiene seis dedos. Nos ofrece Te Masala que me da miedo probar por temor a una indigestión pero resulta muy rico. Tiene leche y gengibre, se bebe caliente y deja una agradable sensación al paladar.  Andrée me regala una cadena con un Om, es lo que había buscado durante mucho tiempo sin éxito. Este precioso signo, llamado tambuen Aum, nos recuerda muchas cosas.  Esa imagen representa lo basico y primordial. Es la sílaba primera, es el origen de todo, es finalmente lo impercedero. Lo realmente importante cuando te despojas de todo lo accesorio que te entrega el ego.

Regresamos al hotel con las imágenes de cuadros preciosos, sedas deslumbrantes, olores, artesanías y por cierto en mi una nueva convicccion. No corro grandes riesgos en Udaipur. La gente es amable y no invasiva, es grato caminar por acá, lo podré lograr.

El restorant del hotel se anota un punto positivo de entrada: la vista al lago es preciosa. Reservamos una mesa al borde de la terraza para las 20.30 y puntuales acudimos a la cita. Pedimos una cerveza KingFisher rica, helada, grande. Arroz cocinado con comino acompañado de pollo con curry y  unos quesos bañados en una salsa de tomates. Los pedimos no spicy para que no fueran tan picantes, sin embargo, incluso en esa condición se sienten fuertes. Todo es muy rico, pedimos mas arroz y mas chiken curry y por cierto mas cerveza. Da sed la mezcla de ajo, curry y especies varias. Unas tortillas con y sin ajo hacen las veces de pan. Luego un te y mi tradicional Cuba Libre (la ofrecen en la carta, mal que mal esto es para turistas) acompañada de un purito. Todo esto por menos de 20 mil pesos chilenos.. increíble y apetitosa manera de terminar el primer día en la Madre India.

Anuncios

~ por fuentesilva en marzo 6, 2010.

2 comentarios to “Udaipur, calles y comida”

  1. estás en mi viaje soñado. wn, siempre he pensado en viajar a la India, algún día…
    bueno, después me servirás de referencia para datos y otras vainas.
    un abrazo, disfruta, que acá seguimos agarrados de las paredes.
    Pato Lizama. (Valdivia)

  2. Los felicito por esta gran experiencia,son pocas las personas que podrian estar alla sera un regalo para el alma, gracias por tu cometario me daba la sensacion de estar ahi,que Dios acompañe este viaje , los llene de bendiciones y puedas entregarnos tu experiencia.
    Antonieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: