Inmortales

De vez en cuando olvidamos la vulnerabilidad de la que estamos hechos. Olvidamos lo débiles que somos dentro de todo el concierto magistral que regala la vida. Un amigo, Marcelo, al que le tengo mucha estima porque compartimos tantas risas, discusiones, asados, conversaciones medio trasnochadas y honestos abrazos junto con su familia, escribió en su blog: “de vez en cuando la vida, nos creemos inmortales. Nos sentimos inmortales. Y vivimos como tales. La muerte no figura dentro de nuestras posibilidades”.

Es verdad, estamos tan ocupados de vivir que nos olvidamos que vivimos para finalmente morir, pero ese vivir ha de ser la máxima plenitud de nuestra efímera existencia, debemos gozar de los que tenemos, no llorar lo que nos falta y gozar a concho las posibilidades que nos regala el Dios al que le hacemos reverencia. Esa, creo yo, es la escencia del vivir, hacer de lo que hacemos un deleite mayor que no atente a los demás y nos llevé a eso que se llama felicidad. Los caminos pueden ser el amor de pareja, filial, el desarrollo laboral, la entrega pública, el crecimiento intelectual… no sé.

Pero de vez en cuando la vida nos pone paredes altas con preguntas dificiles

¿Tiene lógica la muerte de un niño como el del accidente aéreo?

¿Tiene lógica la vida de un sicópata como el de Valdivia?

Vaya intrigantes misterios que nos abrazan diariamente… ante ello nos devanamos los sesos buscando un sentido claro o aceptamos esto como parte de las reglas del juego terrenal injusto.

Los que han visto 3×3, el programa que hago diariamente junto a Andrea Hoffmann y JM Furnaro en Canal 13, sabran de lo que hablaré a continuación.  Nosotros tuvimos durante mucho tiempo el apoyo de una chica que llegó a hacer la práctica y se quedó. Livianita, muy simpática, alegre, se prestaba para todas las locuras que se nos ocurriera, era la primera en aceptar humilde las exentricidades del programa. La que se reía de las tallas como la de la foto. Una amiga que se ganó el cariño de todos con su modo medio campechano, con su trato de “gallito”, con su piercing en la lengua y sus pestañeadas de sueño en medio de la pauta. Haydeé Pailaqueo, la amiga que dejó el programa para irse a trabajar a Amor Ciego, la misma que a lo mejor recuerdas de verla en pantalla está ahora, mientras lees este blog luchando por vivir, por quedarse con nosotros con salud plena. Con los ojos cerrados se enfrenta en una zona desconocida a la temida muerte, una situación ingrata a la que la llevó una jugarreta de las venas de su cerebro. Su madre, su pololo, los que la queremos estamos rezando para que la voluntad de Dios sea fácil de aceptar cuando la ilógica existencia indica que a lo mejor no la veamos más. Ojalá no sea así, no se entiende que sea así, pero la verdad es que la obra divina sólo se entiende con el paso de los años.

Si quieres, si puedes, si crees, llévala en tu personal oración. Ella de seguro lo habría hecho por ti. Muchas gracias.

Edo

Anuncios

~ por fuentesilva en febrero 29, 2008.

6 comentarios to “Inmortales”

  1. No hay lógica, nunca la hay cuando la muerte baila cerca de quienes amamos.
    Un abrazo
    Me sumo al envío de luz

  2. Edu,
    Nada es lógico y normal cuando alguien de nuestros cercanos nos quita su luz….pero entonces….sólo entonces comprendemos que no somos los dueños del cuento…que esté será siempre contado por Dios….y que no tenemos que pensar….sólo sentir y aceptar….me sumo a la luz de todos para encender la luz que se apaga….que Dios te de su luz y su mano Haydee querida en el camino que tu alma decida…..fuerza…..

  3. Siempre veía a Haydee en el programa y me caía la jarra. Cuando se fue, de veras lo sentí. De corazón deseo que todo salga bien, mandaré todas mis buenas vibras para apoyar a la causa.

  4. Estos últimos dias me han hecho replantearme un poco el sentido de la vida… cuando se está en estas situaciones extremas es cuando la Fe se pone a prueba. Yo creo que Dios siempre quiere lo mejor para cada uno de nosotros, y espero de corazón que Haydee se recupere, mis oraciones son para ella también!

  5. Hola amigo. Gracias por leer mi blog, ese mismo que nació inspirado en el tuyo y que, como has dicho, es una forma de contar esas historias que nos guardamos o escribimos para nosotros mismos, para exorcizar nuestros temores, para compartir nuestras alegrías y para llorar muchas veces nuestras penas más profundas. Me quedo con tu llamado a vivir la vida, a disfrutar lo que tenemos y no llorar por lo que nos falta. Siempre nos faltará algo. Nunca tendremos todo. Y lo más importante que tenemos, muchas veces no lo valoramos: nuestra vida. Un gran abrazo. Marcelo

  6. Que casualidad leer esto justo ahora. A nuestro curso Promoción 4to medio 1989, colegio Alonso de Ercilla de Melipilla, se nos fue un amigo, murió recién cumplidos los 36 años, su hijito de 8 años , llevaba el féretro y es una imagen que es muy difícil entender. Debido a eso el curso se “re-unió” despues de casi 20 años de no vernos, creamos un blog y nos juntaremos el 15 de este mes, pero fue un precio demasiado alto.No me atrevo a adjuntar la carta de despedida que escribió su primo y compañeros de curso porque es demasiado personal y desgarradora, por cierto. Acompañandolos en el dolor.
    Paola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: