Dos Historias

Marcelo Ruiz García es un obrero de la Quinta Región y tiene 35 años. Está casado, tiene una hija y un milagro que contar.

No sé mucho más de él, sólo sé que el jueves pasado este hombre trabajaba en una casa de Laguna Verde y por tratar de rescatar algo que flotaba se metió al mar en un bote de goma. No pudo volver.

No sabía nadar y aferrado a las fuerzas de supervivencias, a los recuerdos, al amor o al deseo de no bajar el ánimo sorteó vientos de 80 km por hora, olas de 4 metros, un intenso frío y más de 10 volcamientos en medio de la noche y a la deriva.

16 horas en el agua, perdido. A ratos en su mente pasa la idea de dejarse estar, dejar de luchar porque el cansancio es grande y quizás ya no vale la pena. Pero lo que él si tenía guardado en su corazón es que la vida vale el esfuerzo. El fuego de vivir sin importar tanto el cómo, sino el para qué o para quienes.

Durante su travesía la débil embarcación recorrió 57 km hasta llegar a Horcón donde fue rescatado finalmente por Eugenia Ogaz, pescadora artesanal de dicha caleta.

“Cada vez que se daba vueltas el bote tragaba mucha agua y luchaba para que se enderezara, pensaba en mi esposa y mi hija y me propuse dar la batalla por ellas”, dijo emocionado a la prensa

La diferencia entre vivir y dejarse morir arriba de ese bote de 1.8 por 1.2 metros no estaba en que Marcelo Ruiz García fuese una especie de super héroe con poderes paranormales. Nada de eso, él sólo tenía unas ganas increíbles de volver y dar esos abrazos cotidianos necesarios para mantener los pies en la tierra.

Insisto. No se vive bien tanto por lo que tengas material, él es un obrero y no necesito explicar la realidad económica del trabajador no calificado en Chile, se vive bien por lo que quieres llegar a ser, por lo que deseas con el alma y porque tienes ganas. Sólo eso, ganas de hacerlo.

Mientras esto ocurría, en Inglaterra dos hermanos mellizos separados al nacer y a quienes  nunca les contaron de su condición solicitaban su divorcio.

Si, se casaron sin conocer sus verdades. ¿Hay algo más macabro que no saber tu verdad, lo que te hizo, lo que te movió y concibió?.

No saber quienes somos nos lleva a cometer atrocidades como esta incestuosa historia. Su atracción estaba marcada por una cuestión casi mágica de reconocerse en el otro confundiendo las clases del amor y por la ignorancia a la que fueron condenados tratando de hacer de sus existencias adoptadas algo más normal. Pero la vida teje tramas que difícilmente pueden ser consideradas sencillas y las fuerzas de la naturaleza se abren paso siempre, incluso en las espesas selvas del sin sentido.

¿Quién les devuelve la vida anterior a estos hermanos humillados en la ignorancia de su ser?

Edo

Anuncios

~ por fuentesilva en enero 12, 2008.

2 comentarios to “Dos Historias”

  1. Los contrastes de la vida…
    de por sí, uno está tan pendiente de las cosas negativas que se olvida de mirar lo bello de la vida.
    Conozco a personas que viven ocupadas del dinero y los bienes materiales, tanto que no tienen más tema de conversación y que casi ven unduelo cuando alguno de esos vienes les es depojado… Sin embargo, se han perdido de experimentar el baile de las hojas en un atardecer otoñal, perosnas que al llegar la noche estan pensando en lo que harán mañana, pasado y posterior a ese… no tienen la capacidad de ver siquiera lo que aprendieron de ese día que se acaba…
    Tendremos que pasar por situaciones cercanas a la muerte, para valorar, de verdad, aquellos pequeños detalles que van haciendo nuestro día a día?

    Les propongo un ejercicio. un día cualquiera tómense un minuto y miren la inmensidad del cielo, un segundo para ver la cara de quien esta a nuestro lado, para preguntarle como esta… detengámonos en aquellos “PEQUEÑOS GRANDES DETALLES” y aprendamos de ellos, aprehendámolos y hagamos con el nuestra vida un poco más bella.
    Siempre dejamos aquellas cosas para después… pero si ahora mismo saléramos a la calle y un auto nos atropellara… cuánto nos quedaría por hacer?, por decir?… Y si aún nos queda tiempo, por qué no hacerlo o decirlo hoy??

    http://fverao.blogspot.com/2007/02/qu-pasara-si.html

    Saludos
    Un abrazo y un beso a la Distancia

  2. A veces es posible encontrarse con estos contrasentidos… lo de los mellizos no es nuevo, ya que antes habia sucedido que hermanos separados al nacer, por esas casualidades inexplicables de la vida, se terminan encontrando y enamorando. Yo creo que eso tiene que ver con cierta conexión emocional entre dos personas que, al no saber de sus origenes, las termina juntando de esa forma.
    Y sobre lo del hombre del bote inflable me recuerda la anécdota de una amigo mio que una vez se subió a un bote inflable en Cartagena y que la corriente no le permitia volver a la orilla… afortunadamente pudo ser rescatado por un helicóptero de la Armada . Cosa de suerte no más…

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: