Clemente Se Fue. Sus padres y Muchos Más LLoramos.

Debe haber pocos dolores tan intensos como ver a un hijo partir. La daga ardiente, clavándose en el rincón más recóndito del alma humana, la maldita premonición anticipada y cumplida como acto despiadado sin merecimientos de retraso. El rito antes de tiempo, impaciente, prematuro, el mismo que no deberían presenciar los padres, anticipado por obra desconocida e ingrata, inentendible desde ahora. Una triste obra de teatro con personajes lúgubres que no reconocen sus textos, deambulando por el escenario del mundo, cargando un luto intenso e inmenso. Un luto del que no se sale jamás, aunque esto signifique un enorme tributo al amor filial.

Esto sólo lo creo. No soy padre, no puedo tener la empatía necesaria para entender como te levantas al día siguiente, viendo la cama vacía y el corazón lleno de rabia y dolor. El chupete que intentaron inútilmente despojar desde la boca inocente de Clemente esperando ser útil otra vez en una espera vana y eterna.

¿Sanará el dolor la poesía?

¿Calmará el alma la carita de paz del niño muerto?

No soy capaz, siquiera, de establecer mi hipotético actuar ante un dolor similar. He pasado por las dos muertes cercanas, no tengo hermanos que llorar. No me queda nada en el perímetro que me lleve otra vez a ese valle de llantos como le dicen en las liturgias de la despedida. No me quedan lágrimas para derramar por dolores tan cercanos, pero si tuve lágrimas para Clemente. Lágrimas que vieron en él el dolor tremendo de perder un angel con tanta luz  y con tanta brillantez por dar en medio de tinieblas.

Insisto, escribiendo en medio de millones de gotas saliendo expulsadas de mis ojos, como esas hojas en otoño que son imposibles de detener en medio de su baile de despedida, que no puedo soportar si quiera la idea de lo que debe significar esta clase de perdida. Como hombre que ha querido ser padre y que aún no tiene el privilegio, sabiendo lo que cuesta concretar tamaño sueño, tratando de conectarme con el dolor de ellos para apoyarles mediante un pensamiento en común, con una energía alentadora, una pequeña luz para sentir con ellos.

Warnken nos regala hoy una columna bellísima dónde se pregunta el por qué del llanto amargo de tantos seres y de tantas cosas, de lugares que visitaron, de cuentos que no alcanzaron a ser leidos, de sueños inconclusos, de rincones conocidos, de chupetes abandonados, de lluvia sin testigo. ¿Sana la poesía en medio del dolor?, no se si sana pero le da belleza al dolor más abyecto. La belleza como bálsamo catalizador de emociones.

Alguna vez fui alumno de él en la época en que aún me vestía de escolar y participaba en talleres literarios que ofrecían gratis en las vacaciones. Con Warnken, Santiago Elordi y otros más pude conocer mundos nuevos y  escondidos en las letras, sensaciones ocultas en relatos simples, en verdades a medias o enormes como una catedral. En esa época, él con su pinta de sabio grande, desgalichado, taciturno pero cercano transmitía la misma paz que me produjo leer su columna de hoy. Y  otra vez, como en esos bellos años, me presenta un nuevo mundo de tranquilidad, nuevo y remoto.

¿La poesía sana?

No sé. Pero ayuda a mirar el mundo con ojos amables, aún en medio de un dolor tan grande que no me deja de hacer sentir una culpa inmensa  y verguenza atroz por no poder parar de pensar en ello sin llorar.

Edo

La Columna acá

Anuncios

~ por fuentesilva en diciembre 27, 2007.

8 comentarios to “Clemente Se Fue. Sus padres y Muchos Más LLoramos.”

  1. Para muchos, sobre todo a quienes vivimos de las letras, escribir siempre es sanador, como una autoterapia, porque cuando escribes sobre lo que te sucede y luego lo re-lees, es como si le hubiese pasado a un tercero, y puedes verlo con más altura de miras. Pero el dolor de la pérdida de un hijo, no sé cómo ni cuando lo puedes superar. Creo que sería como si me arrancaran el alma de cuajo. Que Dios los ayude y reconforte en esta hora tan difícil.

  2. Hoy por la mañana leía la columna de Warnken en EMOL, y fue imposible no conectarme con el dolor que expresaban sus palabras… la pérdida irrecuperable de lo que ya no será se reflejaba ahi, lo inconcluso, lo que se cortó de golpe, cosas que quizás lo que no somos padres aún no podemos dimensionar en su totalidad, pero que sin embargo somos capaces de sentir en lo emocional. En el fondo, todos estamos sintiendo la triste partida de Clemente, y esperamos que Dios reconforte a su familia en este duro trance.

  3. Cuando a uno se le muere el padre o la madre, se nos muere el pasado. cuando a uno se le muere un hijo, se muere el futuro.
    yo creo que la pregunta que hace Cristìan Warnken.
    Entonces, ¿por qué ríes, por qué tu cara pura de niño muerto insiste en reír, mientras todos lloran sin consuelo? ¿Por qué ríes, Clemente, amor mío, dolor nuestro?
    CLEMENTE rie por que esta feliz en el lugar que esta y tiene la dicha que le costo solo 3 años de espera.
    PANTULINA

  4. Que fuerte leer la columna de Cristian, se me pararon los pelosy la pena se apodero de mi, creo que el peor dolor en el mundo es la perdida de un hijo, la verdad no lo se, no tengo el privilegio aun de ser madre, pero se que el amor de tus padres el lo mas verdadero que existe en este mundo, lo mas sincero y puro, por lo que el dolor en estos minutos para ellos no hay quien lo consuele, pero nunca esta demas decir fuerza que Dios esta en este minuto con Clemente cuidandolo y Clemente los esta cuidando a ustedes, el se fue en carne, pero su alma siempre estara con ellos, en sus corazones y en el de todos.

  5. Se dieron cuenta que el relato de Clemente se
    refiere a todas las cosas que a diario nuestros hijos consideran y que a veces nosotros no le damos importancia?
    Se dan cuenta que todo lo que el escribe, sobre las cosas que Clemente descubría y gustaba son las mismas que ven nuestros hijos?. Cómo esa pequeña existencia llena de vida nuestros corazones, que a pesar de llevar años con los ojos cerrados de pronto nos los abren para ver el mundo con la simpleza
    que tiene, sin los cesgos que el camino nos va formando .
    El relato no es más que el día a día de cualquier niño que está recién conociendo el mundo y enseñándonos a nosotros mismos lo maravilloso de cada cosa. Según cada sensibilidad el mundo se ve de forma diferente. A él le encantaba el agua y se asombraba con ella. quizás cuántas cosas nos gustaron también cuando niños que hoy hemos olvidado.
    La magia del relato está en que cada párrafo describe lo lleno de vida que estaba Clemente,tan lleno que hace revivir a su padre para que haga de las lágrimas una bella poesía….y también a muchos de nosotros que nos emocionamos con el dolor de un padre,que es también nuestro propio dolor. Dolor que
    potencialmente tenemos de sólo imaginar si algo así nos ocurriera…..Tal vez creamos que de vivir algo similar no podríamos continuar….Pero en esta poesía escrita con el corazón Cristián nos demuestra que Clemente no está muerto…. porque
    en cada pequeño paso que dio por la vida dejó una huella profunda, con varios mensajes que sus padres y nosotros mismos estamos comenzando a descubrir…

  6. Hoy más que nunca he recordado los gustos de mi hija Catalina, sus lugares favoritos, sus canciones preferidas y sus juguetes predilectos. A mi niñita que tiene tres años, casi la misma edad con que dejó esta vida el maravilloso Clemente, la miro con amor y dulzura y le doy gracias a Dios, pero a gritos, por tenerla viva y a mi lado.
    La toco, la observo y siento terror que le pase algo. Ahora se va a jugar a la Plaza Las Lilas y pido a los ángeles que me la protejan…. desde que supe la noticia de la muerte del hijo de Cristián Warnken me puse aprehensiva y siento temor de lo frágil que es la vida, de cómo cambia de un día para otro ….ufff, no hay hora en que no piense en Clemente.
    A todos los padres les pido que hoy, cuando lleguen a sus casas, muchos, muchos, muchos besos y abrazos a sus hijos. Si hoy alguno hace una travesura o algo que nos molesta , dejemoslo pasar…son niños…simplemente unos angelitos.

  7. Gracias por tu publicación Eduardo… No tengo palabras para describir lo que provocó tu post y la posterior lectura de la Columna de Warnken

    MUCHAS GRACIAS…
    Con tu blog ayudas a que volvamos a nuestra escencia, esa que al parecer está tan oculta gracias al día a día

    Un BESO y un ABRAZO

  8. Tengo una pena tan grande desde que me enteré en tu canal de la muerte de Clemente. No lo conocí y nunca lo ví, tampoco sabía de quién era hijo hasta que tú lo mencionaste aquí y ví su foto… pero era un pequeñito y desde que soy madre mi umbral del dolor en mi alma ha disminuido tanto. Soy mamá de una maravillosa niñita de seis añitos, y sufro con el sufrimiento de los niños, sufro cuando les hacen daño, sufro cuando dejan este mundo; siempre pienso que mi hijita podría ser tal o cual niño maltratado o muerto y a cada minuto doy gracias a Dios porque no sea así. Lloré mucho cuando leí lo que escribiste con esa dolorosa hermosura con que lo hiciste… tienes una sensibilidad tan a flor de piel que no pude menos que conmoverme. Leí luego la columna de Warnken y mi espíritu se colmó de paz.

    Ruego al señor no tener que pasar por esto nunca… es un dolor interminable, lo veo cada día desde hace seis años en mi madre, que perdió a su hijo mayor, adorado y regalón y debió conformarse con tenerme sólo a mí. Desde ese día de noviembre de 2001 nunca ha dejado de ir a pasar tardes enteras conversando con su hijito, poniendo flores en su tumba, mirando al cielo en ese hermoso parque en que sus restos descansan y preguntándose siempre ¡por qué! Con el paso de los años está ya tranquila pero no se conforma con haberlo perdido y no lo hará nunca. Ha aprendido a vivir con su dolor… tiene una espina clavada en su corazón, tanto tiempo, que ya pasó a formar parte de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: